viernes, 31 de julio de 2009

Ratón y conejo

Hay muchas caras de animales que pueden pintarse. Procura escoger una que se acomode bien al pelo y rasgos faciales del modelo. Algunos animales no resultan adecuados, ya que sus caras no se parecen en nada a las de las personas, como ocurre con el caballo, el elefante o el cocodrilo.


Ratón
1. Aplica con esponja pintura rosa sobre las mejillas. Pinta una curva sobre cada ceja, y rellénala de blanco con pincel hasta debajo de las cejas.
2. Moja el pincel con pintura negra y haz un perfil ondulado desde el rabillo del ojo y alrededor de la curva blanca. Traza una línea negra debajo de cada ojo.
3. Pinta de negro la punta de la nariz y alrededor de los orificios de la nariz. Pinta una línea negra desde la nariz hasta el labio superior; luego pinta este de negro.
4. Haz puntos negros a cada lado de la línea negra. Luego, con pintura blanca, dibuja bigotes curvados hacia abajo. Pinta el labio inferior de rojo brillante.




Conejo
1. Da una base de malva y pinta las mejillas rosas. Haz manchas blancas arqueada por encima de los ojos. Pinta dos dientes bajo la nariz.
2. Da pintura roja bordeando las manchas blancas y los ojos, en forma descendente a los lados. Perfila también los dientes.
3. Con el mismo color rojo, haz curvas alrededor de las mejillas sonrosadas, comenzando en la nariz. Añade tres puntos en cada mejilla.
4. Pinta de rosa la punta de la nariz y los bigotes que arrancan junto a los puntos rojos. Pinta un par de rayas rosas junto a cada ceja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada